menu close menu

4 DOLORES COMUNES EN LOS CORREDORES Y CÓMO CURARLOS

lesiones2

Sí, recorrer kilómetros diarios es increíble y nos encanta hacerlo, pero los “achaques” no solo son exclusivos de los runners principiantes, sino de todos en general.

“Toma tiempo para que el cuerpo se adapte al impacto que causa correr”, señala la entrenadora y dueña de Run Farther and Faster in Washington, D.C., Lisa Reichmann.

Por ello, la recomendación básica es tomar precauciones para evitar lesiones, pero ¿cómo hacerlo?
Aquí la respuesta:

Si te duele: La espalda, rodillas, cadera o espinillas.

¿Por qué? La sencilla razón es que correr es una actividad repetitiva, que puede provocar estrés en los huesos y
articulaciones, y con ella lesiones.

Remedio: Trata de cumplir tu kilometraje semanal pero de una manera más lenta si sientes esas molestias.

Debes aprender a diferenciar si son molestias que requieren parar o puedes deguir corriendo a un paso más lento.
Recuerda agregar ejercicios de fuerza.

Si te duele: El estómago mientras corres.
¿Por qué? Porque seguramente no dejaste pasar mucho tiempo entre comida y entrenamiento.

Remedio: Cuando la comida se encuentra todavía digiriéndose, el oxígeno que necesitas para continuar con ello, se traslada a ayudar a los músculos mientras corres, y eso puede causarte dolores de estómago que te harían parar.
No corras después de comer. La regla es dejar descansar por lo menos una hora, por cada 200 a 300 calorías ingeridas.

Si te duele: Que no puedes respirar.

¿Por qué? Al incrementar la actividad, los músculos necesitan más oxígeno y eso puede provocar que no puedas respirar.

Remedio: Si apenas comienzas en el running, empieza con caminatas en intervalos para tener control de tu fatiga y actividad.